Blogia
EL RADIOAFICIONADO PATITIESO

BIBLIOTECA

ANTENA YAGUI/UDA

ANTENA YAGUI/UDA

Este artículo fue publicado originalmente en la revista Radioaficionados de URE, en  noviembre de 1993.

YAGI/UDA, IN MEMORIAM

Durante los años anteriores a 1926, los doctores Hidetsugen Yagi y Shintaro Uda, profesores ambos de la Universidad de Tohokum, realizaron diversos experimentos para conseguir dirigir un haz de ondas hertzianas, observando como, en el oscilador para la banda de 4 metros que habían construido, usando como circuito resonante un bucle de hilo en la placa y la rejilla, ambos muy cercanos, se producía un efecto direccional muy marcado.

El resultado de estas investigaciones, publicado primero en japonés (1926-1927) y, posteriormente, en inglés por el Institute of Radio Engineers en la obra “Proceedings of the IRE” en el año 1928, fue la archiconocida antena direccional compuesta por elementos pasivos, reflectores y directores, excitados parasitariamente por un elemento activo constituido por un dipolo de media onda.

Gracias a que aquel Radioaficionado Universal, el doctor Yagi, publicara su trabajo “Transmisión Direccional de Onda Ultracorta” en el IRE Proceedings, podemos hoy jugar y experimentar con nuestras antenas directivas, tal como él siguió haciendo posteriormente a su descubrimiento. Como homenaje a ambos doctores y a toda la pléyade de Radioaficionados que, a través del tiempo, han seguido su estela, realizaremos este nuevo experimento antenístico.

La antena es una de las muchas variantes que fueron apareciendo a lo largo de los años, y su elección está plenamente justificada porqué, ella sola, es capaz de adaptarse a las distintas necesidades y espacios de un gran número de Radioaficionados pues, a partir de su configuración básica, admite sucesivas ampliaciones, a diferencia de otros modelos que la simple adición o reducción de un elemento las estropea.

No ocurre así con esta ya que puede modificarse desde 10 hasta 20 elementos, obteniendo una ganancia direccional que va desde los 12 dBd hasta casi los 20 dBd, con una longitud del soporte que oscila entre el 1,40 metros y los 3 metros.

Tal vez, el punto más conflictivo de su realización sea el elemento dipolo pues, es condición imprescindible, que presente una adecuada relación de diámetros entre la parte superior y la inferior. Los elementos parásitos pueden tener un diámetro entre 3 y 6 mm., no afectando el funcionamiento normal de la antena.

En mi caso, la pluma la construí con un tubo redondo de cobre de 18 milímetros de diámetro, pero igual puede hacerse con uno de cuadrado de medidas similares. Si se opta por la versión larga, será necesario reforzarla tal como suelen hacer los fabricantes con sus antenas, mediante un soporte suplementario  paralelo al larguero.

El prototipo lo realicé enteramente de cobre. Los elementos fueron de tubo capilar, del usado en instalaciones de aire acondicionado, gentileza de Jordi, EA3AQN, y el dipolo soldado, tal como hacen los lampistas o fontaneros, a base de soplete de gas butano y estaño, pero si no se dispone de los utensilios o la habilidad necesarios, puede emplearse otra solución que apunto en los dibujos que acompañan al texto.

Atención a la conexión del dipolo con el cable coaxial es muy conveniente encerrarla en una cajita de PVC hermética, de las empleadas por los electricistas en las instalaciones al aire libre. Esta va sujeta a la pluma mediante dos grapas en forma de letra griega omega y tornillería adecuada.

La sujeción de la antena al mástil debe hacerse por el punto de equilibrio y de manera similar a las comerciales. Una placa metálica convenientemente perforada y sujeta con grapas es una buena solución. Otras dos grapas tipo U servirán para sujetarla a él.

Los elementos parásitos pueden adosarse encima de la pluma o bien atravesarla. Tomando esta última solución, yo las inmovilicé dándoles un punto de soldadura por el sistema antes descrito de la lamparilla de gas. Otras soluciones pueden pasar por las varillas de acero roscado y fijarlas mediante tuercas, o usar pegamentos o con tornillos de apriete perpendiculares al elemento según describo en los gráficos, pero, en realidad, cada uno debe buscarse el sistema que mejor se adapte a sus medios y aptitudes.

Como siempre, presento la antena de dos maneras, una con las medidas expresadas en centímetros para la banda de UHF (430-440 Mhz.), y otra con las fórmulas que permiten adaptarla a otra frecuencia, pues cualquier antena es traspasable a cualquier banda respetando la relación de dimensiones. En esta ocasión, debido al dipolo especial, deben considerarse dos fórmulas  que, hasta hoy, no había facilitado a mis queridos lectores:

a) la relación de diámetros entre la parte superior y la inferior del referido elemento es   D2 / d1 = 0’5

b) la distancia entre la parte superior y la inferior del dipolo debe ser: E / D2 = 7’5

Nadie debe asustarse ante esta pequeña dificultad pues, observando atentamente los dibujos y procediendo con calma, la antena sale por si sola. La Relación de Ondas Estacionarias está en 1:1,1 y admite, incluso, la alimentación con cable coaxial de 75 ohmios de impedancia del tipo usado para televisión, de buena calidad, especialmente el que se emplea en antenas parabólicas, de bajas pérdidas y un precio que, en ocasiones, es más asequible que el típico RG-213. Si buscáis esta solución, tened presente que la ROE será de 1:1,5, debido a que 75 ohms : 50 ohms = 1,5. Pero no ocurre nada, estos valores son normales, además, teniendo en cuenta las pérdidas del propio coaxial, las mediciones efectuadas en el extremo que está al lado del equipo, posiblemente, no serán detectadas por el medidor.

Tal vez alguien os dirá que venden antenas comerciales más buenas y baratas, que no dan tanto trabajo. El precio final depende de cada cual, aunque los objetos hechos por uno mismo son invalorables. Mejores, lo dudo seriamente, en todo caso os puedo asegurar que productos comerciales peores sí los hay, y muy caros. Pero la sensación que sentiréis cuando os pasen un buen control con una antena hecha con vuestras propias manos es indescriptible.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Croquis 3

Croquis 3

Croquis 2

Croquis 2

Croquis 1

Croquis 1

LA RADIO DE CRISTAL

LA RADIO DE CRISTAL

Este artículo se termino de escribir en febrero de 2003, y me parece recordar que se publicó en algún número de la revista CQ Radio Amateur. No tengo constancia que se guarde ningún archivo digital de este trabajo ni que esté abierto al público. Pienso que publicándolo en este blog puede servir de ayuda o aliciente a futuros, nuevos y viejos radioaficionados, cosa que, de no hacerlo, no ocurriría, al contario, se perdería para siempre en algún almacén editorial o, lo que es peor, convertido en pulpa de papel reciclado.

Los lectores de este blog se habrán dado cuenta que las actualizaciones son muy escasas. De hecho, si no lo he cerrado es porqué pienso que aún puede ser de alguna utilidad para algún radioaficionado nostálgico o despistado.

La radioafición está muerta, al menos en Europa, por mucho que algunos digan que no. Murió de vieja, pobre y abandonada por quienes debían haberla cuidado y renovado, los dirigentes de esta infinidad de asociaciones inútiles, que solo piensan en aparentar y sacar provecho de su cargo.

Lo que leerán en este blog son los rescoldos de lo que fue una gran passion por la radioafición durante cuatro décadas. Pero todo lo que empieza termina, y la radioafición ha terminado de la peor manera. En España, salvo contadas excepciones, está prostituida hasta la saciedad. No señalo ningún culpable porque todos lo somos.

Nada más que decir, salvo que disfruten de este experimento tanto como lo disfruté yo en su momento.

 

 

LA RADIO DE GALENA

Para conducir una motocicleta de gran cilindrada, en algún momento habrá tenido que aprender a ir en bicicleta. Y, posiblemente, guardará un grato recuerdo de aquel día que consiguió mantener, por fin, el equilibrio sobre las dos ruedas y dará por buenas todas las magulladuras que sufrió mientras lo intentaba. Tal vez, ahora tenga a su disposición un potente automóvil pero, aún así, es probable que guarde una bicicleta para la práctica del ciclismo deportivo o de paseo, para los fines de semana o durante las vacaciones.

Si el aprendizaje es natural en todas las actividades de la vida, y el propio hecho de aprender constituye muchas veces un verdadero placer, ¿cómo es que no suele ocurre lo mismo con la radioafición? Un número demasiado grande de radioaficionados en activo, algunos de ellos expertos en operaciones diexistas, concursos o comunicaciones radio-digitales, no han experimentado jamás el enorme placer de construir una radio de galena.

Recuerdo que en cierta ocasión, comentando la práctica de la radioafición ante un grupo de jovencitas y jovencitos que habían manifestado una cierta curiosidad por las actividades de los radioaficionados, se quedaron sorprendidos, extrañados y finalmente maravillados, al conocer la existencia de un receptor de radio que funciona sin corriente eléctrica, sin pilas ni cualquier otro sistema de alimentación energética externa o interna. Y lo que más les asombró es que podían construirlo ellos mismos, sin experiencia previa y en muy poco tiempo. ¿Cómo es posible que puedan escucharse emisoras de radio empleando objetos de uso cotidiano, (un auricular telefónico,  una piedra de galena o una cuchilla de afeitar oxidada, y algunos metros de hilo metálico)? Les parecía tan raro que hasta los más tímidos quisieron examinar concienzudamente el pequeño aparato que les mostraba, para cerciorarse que, efectivamente, no había ningún truco.

 

MX-901, LA RADIO DE CRISTAL

¿Le gustaría comprobar por usted mismo si es capaz de construirse un receptor de radio con un par de componentes electrónicos, algunas tuercas y tornillos y un poco de alambre? Pues haga como yo y diríjase a la tienda de electrónica más próxima a su domicilio y compre la cajita que contiene el kit MX-901, de Maxitronix Enterprise Limited (www.maxitronix.com) y que importa la empresa CEBEK (www.cebek.com).

El kit de montaje viene en una caja de reducidas dimensiones (22cm. x14cm.x3cm.). La presentación es muy vistosa y, por si misma, ya incita a adentrarse en un mundo mágico que le abrirá las puertas al conocimiento de las ondas electromagnéticas. Piense en ello cuando tenga que hacer un regalo diferente a algún chico o chica de su entorno familiar o de amistades. Le saldrá barato y, tal vez, le cambie positivamente la vida al adolescente.

Cuando vea su interior, comprobará que es realmente cierta la afirmación que ante hacía. Para construir un receptor en AM (Amplitud Modulada), no hacen falta demasiados elementos. A un lado y ocupando la mayor parte de la caja, está la base donde se instalarán las piezas que forman el aparato. El espacio restante está ocupado por tres bolsitas de plástico, convenientemente cerradas, conteniendo todos los elementos imprescindibles para realizar el montaje con éxito. También encontrará un manual en inglés. ¿No domina este idioma? No importa. CEBEK suministra una traducción al idioma español absolutamente correcta. Nada que ver con las traducciones esperpénticas que nos tiene acostumbrados algunos importadores de equipos electrónicos. Además, viene acompañada de multitud de dibujos ilustrativos así como el esquema eléctrico de la radio de cristal.

 

HERRAMIENTAS Y TIEMPO

Si aún tiene alguna duda antes de ir a comprar esta maravillosa cajita, y piensa que tal vez no disponga de las herramientas adecuadas para montar el equipo, o que le ocupe demasiado tiempo, sólo puedo decirle que sus miedos no tienen ninguna justificación. Tal como indica el manual, sólo necesita unas pinzas, como las que se usan en manicura, un pequeño destornillador, un cortahilos o alicates de corte que, si no hay más remedio, puede substituirlo por unas tijeras, y un bolígrafo. Ya ve. Tan poco para conseguir tanto.

El tiempo tampoco es un problema. Aún suponiendo que no tenga ninguna experiencia en montajes de este tipo, podrá llevarlo a cabo en una hora como máximo. Aunque sólo sea por una vez, cierre el televisor y dedique la tarde del domingo a practicar la radioafición. Si tiene hijos o nietos, no lo dude, haga que le acompañen en esta aventura y seguro que les asombrará cuando escuchen diversas emisoras de radio mediante un aparato tan sencillo que incluso carece de alimentación eléctrica. Siéntase como el agricultor que siembra la semilla de la ciencia y la técnica en la mente de sus descendientes.

 

EL MONTAJE

El proceso de construcción de su nuevo receptor de radio, es muy fácil. El manual que viene junto con la caja de componentes se lo explica paso a paso. El procedimiento consta de catorce pasos que le conducirán al éxito seguro. Fíjese hasta que extremo facilita las cosas que cada apartado lleva una pequeña casilla donde dibujar una cruz una vez finalizado. Es imposible perderse. Use la tapa de la caja para depositar todos las piezas, de esta manera no rodarán por encima de la mesa ni perderá ninguna. Una vez ha finalizada la construcción, el manual sigue acompañándole en sus primeros pasos como radioescucha y explica detalladamente todo el procedimiento para detectar las ondas de radio con su nuevo aparato.

 

GALENA O CRISTAL

Seguramente ya se habrá dado cuenta que en algunos momentos me refiero a ese equipo como una "radio de galena" y en otras, tal como hace el mismo fabricante, como una "radio de cristal". Estamos hablando de lo mismo salvo que en la actualidad se ha substituido el mineral de galena, que es un mineral natural que se encuentra en la naturaleza, por un diodo, más fácil de instalar y más fiable. Hubo un tiempo que el ansia por recibir noticias del mundo exterior aguzó el ingenio y, a falta de los materiales adecuados, se empleaban como detectores viejas cuchillas de afeitar oxidadas. Con una aguja conectada a la antena, se iba pinchado sobre el metal, hasta hallar un punto sensible que detectara la señal de radio. Por suerte, ya dejamos atrás aquella época oscura ( ¿o no?) Hoy día, la construcción de un receptor de radio a galena o cristal es un divertimento y no una apremiante necesidad social como antaño.

 

LA PIEDRA FILOSOFAL

No lo dude ni un momento. Si jamás ha construido una radio a galena o hace años que lo hizo, aproveche esta oportunidad y realice el experimento. Estoy convencido que cuando termine de montarlo y sintonice la primera emisora OM-AM, notará una especie de transfiguración interior. Los radioaficionados tenemos algo de los viejos alquimistas, y nuestra piedra filosofal es la transmutación espiritual mediante un proceso de aprendizaje y mejora personal a través de la experimentación radiotécnica. No todos son capaces de entender estas sutilezas. Si usted se ha apuntado a esta nueva moda de las Ruedas Cibernéticas, no deje de comentar esta experiencia con sus contertulios. Seguramente que más de uno recordará aquellos días que la experimentación ocupaba la mayor parte del tiempo dedicado a la radioafición y, tal vez, le haga revivir aquella ilusión. Nunca es tarde para recuperar un aficionado descarriado.  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

LATIGUILLOS COAXIALES

LATIGUILLOS COAXIALES

Hace unas semanas recibí un correo electrónico de un compañero radioaficionado que me hacía una consulta de esas que dan para un breve artículo, lo cual voy a aprovechar, si es que no estoy muy desentrenado pues, desde que decidí dejar de colaborar con CQ Radio Amateur, no he vuelto a escribir un artículo técnico, que es lo que más me gusta. 

LA LEYENDA 

Uno de los mitos que aún perviven en el peculiar mundo de la radioafición, trata sobre la longitud de los latiguillos, esos cables coaxiales que sirven para conectar los distintos elementos de una estación de radio. 

La leyenda dice que los latiguillos han de tener una longitud determinada, generalmente un múltiplo o submúltiplo de 1/2 de longitud de onda, para evitar no sé cuantos supuestos problemas de interferencias, interacciones, pérdidas, y conflictos que carecen de cualquier base técnica o científica probada. 

Como todos los cuentos, en el fondo, muy en el fondo, existe una explicación, pero este conocimiento casi se ha perdido bajo la oscura capa de la ignorancia, la desinformación y el desconocimiento, fruto de la tradicional incultura del radioaficionado medio que jamás ha leído un libro técnico sobre nuestra afición y, aún menos, lo ha comprado. 

LA MANGUERA 

Los latiguillos son como mangueras de jardín en los que, en vez de fluir agua, pasa energía eléctrica de un equipo a otro. 

Supongamos que conectamos dos bidones para agua mediante una manguera de jardín, y queremos que se efectúe un trasvase de uno  a otro alternativamente. Evidentemente, cada depósito deberá tener su propia bomba hidráulica para impulsar el líquido pero, ¿la longitud de la maguera influirá en el intercambio de agua? Si y No. 

Sí, por qué deberemos tener en cuenta el diámetro interno de la manguera y el material con la que ha sido confeccionada ambas cosas influirán en el rozamiento de las moléculas de H2O sobre la superficie interna, y también la distancia entre ambos recipientes pues,  a mayor distancia, más rozamiento y, por lo tanto, pérdidas de velocidad que se traducirán en un mayor consumo eléctrico de la bomba de agua, que tal vez necesite aumentar su potencia. 

No, por qué tarde o temprano, toda el agua de un bidón irá a para al otro. La longitud excesiva de la manguera sólo hará que la operación dure más tiempo y que sea necesario más consumo energético. Pero pueden existir otras circunstancias que debemos tener en cuenta. 

Si los bidones están muy cerca uno del otro, pero da la casualidad que la manguera nos la ha prestado un vecino, y esta es muy larga, tal vez no nos atrevamos a cortarla y optemos por enrollarla en el suelo, entre los dos recipientes.

Al estar la manguera arrollada, lo que conseguiremos es que el rozamiento se incremente aún más que si estuviera totalmente estirada, por lo que la pérdida de efectividad será mas elevada, igual que el consumo eléctrico de la bomba. El agua, probablemente llegará con menos presión y el chorro alcanzará menor distancia. 

EL LATIGUILLO COAXIAL 

El latiguillo de cable coaxial funciona de manera parecida. Los electrones que circulan por su interior también sufren un fuerte rozamiento contra los átomos del metal con el que está construido, lo que introduce pérdidas de señal, tanto en emisión como en recepción. 

Si el cable es demasiado largo, las pérdidas en emisión aumentarán y será necesario usar más potencia, que representará un considerable gasto energético. En recepción las señales que lleguen muy débiles podrán dejar de escucharse. 

Si el cable es demasiado corto, es seguro que tanto la emisión como la recepción desaparecerán pues, sencillamente, debido a su corta longitud no llegará de un equipo al otro. Esto parece una verdad de Perogrullo, pero más de uno se ha encontrado que, cortando pedacitos de cable coaxial para “ajustar” la R.O.E. luego no alcanzaba a conectarlo al equipo. Otro estúpido intento de “arreglar” el fantasma de la roe. 

RESUMIENDO 

El cable coaxial debe ser de la mejor calidad posible y su longitud lo más corta posible, de manera que permita conectar los dos equipos sin forzar la curvatura, pues un cable aplastado cambia su impedancia y esto sí que influye en la relación de ondas estacionarias y en las pérdidas de señal. De la misma manera, los conectores serán los mejores, y también el estaño de la soldadura, la cual deberá hacerse observando escrupulosamente la técnica correcta.     

En fin..., Espero que esto sea útil para alguien…

 

 

 

 

 

 

 

EL VIDEO DE LA DISCORDIA

EL VIDEO DE LA DISCORDIA

Este artículo se publicó conjuntamente en las revistas de CQ Radio Amateur y Radioaficionados URE en verano de 2006.

* * * * * *

Vivimos en un mundo imprevisible. El prestigioso sociólogo Ulrich Beck lo definió como la Sociedad del Riesgo. A pesar que la rutina y la costumbre nos dan seguridad, constantemente hacemos cosas arriesgadas que no podemos controlar. Una simple entrevista en un programa de una desconocida televisión local puede pasar perfectamente desapercibido, pero basta que alguien lo haya grabado y otro lo cuelgue en un sitio de internet para que meses después otra persona lo vea, comente su contenido en un foro y se convierta en un objeto de acaloradas discusiones.

Esto es lo que ocurrió con la entrevista que le hicieron a un estudiante de Telecomunicaciones de la Universidad de Valladolid y presidente de la Asociación de Radiotelecomunicaciones de la UVa, don Antonio Nó. Un día, el periódico El Norte de Castilla lo entrevistó pensando que se trataba de un experto radioaficionado, y nuestro hombre explicó a los lectores su particular y limitada visión de la radioafición. En realidad, Antonio no es radioaficionado. Ni siquiera cebeista, (que tampoco tendría nada que ver con la radioafición). Es más, como el mismo reconoce, apenas ha tocado un equipo transceptor, pero esto no fue óbice para él ni para el periodista que lo entrevistó. Su evidente desconocimiento del complejo mundo de la radioafición, a la cual mostró como un juego de adolescentes para "ligar", como si se tratara de un chat por internet, tampoco pareció molestar a ningún radioaficionado ni radioclub de la zona.

Pero los medios de comunicación necesitan llenar sus páginas y programas cada día para entretener a la clientela y, a veces, las noticias impactantes no ocurren con la debida celeridad y hay que buscarlas donde haga falta y, si es necesario, inventarlas. Tal vez fue así cuando alguien de la televisión Canal-4 de Castilla y León pensó que sería interesante hablar de los radioaficionados y se acordó de Antonio. No olvidemos que Antonio es un estudiante de cuarto curso de Telecomunicaciones de la Universidad de Valladolid y, además, presidente de la Asociación de Radiotelecomunicaciones de la misma universidad. Con estos antecedentes, la elección no era mala. Antonio, además, es un chico joven, inteligente, emprendedor y fotogénico. Este precoz empresario, pues ya ha creado su propia empresa, no le asustan las entrevistas. Tal vez, su único problema, tal como dice su amigo David, es que no sabe decir no. Posiblemente hubiera hecho bien renunciando a ser entrevistado sobre un tema que desconoce pero... un plató televisivo es muy atrayente y un formidable escaparate que facilita la ampliación de las la redes sociales. Muchos de nosotros hubiéramos hecho lo mismo, así que aprovechando su buena predisposición para las entrevistas, vamos a ofrecerle una nueva oportunidad para que nos explique su aventura y los motivos que le indujeron a convertirse en lo que algunos compañeros del foro de URE han llamado "El peor radioaficionado del año"

LA ENTREVISTA

Pregunta.- ¿Qué especialidad ha escogido en la licenciatura de Telecomunicaciones?

Respuesta.- Estoy estudiando la titulación de "Ingeniero de Telecomunicación", no tiene especialidades aunque se puede profundizar un poco mas en algunos temas gracias a la optatividad de la carrera. Hasta ahora he elegido optativas relacionadas con la electrónica y la telemática porque son dos áreas que me gustan y con las que además estoy relacionado en mi empresa.

Pregunta.- Cuéntenos brevemente la historia de la Asociación de Radiotelecomunicaciones de la UVa que usted preside

Respuesta.- Hace algo mas de 10 años se juntaron varias personas involucradas con la carrera de Telecomunicaciones con un interés común de profundizar en diversas facetas de la radio (radioafición, CB, electrónica de comunicaciones.. ) y otras actividades como la fotografía o las redes de ordenadores. Además coincidió que entre esas personas había dos radioaficionados que también se involucraron en la fundación del "Club de RadioTelecomunicación de la UVa". Al principio compraron algún receptor, un equipo de 27MHz (no había nadie con indicativo Eco-Alfa para ser responsable y además era una opción económica), hacían salidas, excursiones... Desde entonces se lleva pidiendo poder hacer en el tejado una instalación de antenas que nos permita promover las actividades de radio del club pero aún no hemos sido capaces de superar todos los problemas que nos ponen desde la universidad. Según pasaba el tiempo, los nuevos socios fueron perdiendo el interés por una radio que no podían usar y centraron su atención en los temas de redes de ordenadores y sus aplicaciones, acondicionamiento del local y excursiones. Me eligieron presidente después de un año en que el Radioclub estuvo algo parado debido a que la anterior dirección tenía bastante carga de trabajo por el proyecto fin de carrera. Desde entonces hemos hecho jornadas de conferencias, excursiones, revistas, acondicionamiento del local, organizamos la conferencia con el fundador GNU, la licencia GPL y el copyleft Richard M. Stallman y otras actividades relacionadas con las telecomunicaciones. Nuestro principal problema es que los socios tienen mucha carga debida a la carrera y hay muy pocos que se involucren a fondo con la asociación.

Pregunta.- Cuando su asociación se refiere a "radiocomunicaciones", lo hace pensando en la radioafición, o más bien en las conexiones wifi?

Respuesta.- Nosotros con el término "radiocomunicaciones" no excluimos a ninguna de las dos facetas, de hecho nos gustaría poder desarrollar las dos igualmente. Nuestra asociación se fundó bajo el nombre "Club de RadioTelecomunicación" pero tuvimos que cambiar la catalogación a "Asociación" hace dos años para cumplir una normativa de la UVa sobre asociaciones. Como "club" que nos definimos, somos un conjunto de personas con el interés común de profundizar en las áreas temáticas de nuestra carrera. Personalmente tengo mas afinidad al wifi porque en enero del año 2002 fundé en Valladolid el movimiento de redes inalámbricas ciudadanas PucelaWireless y gracias a ello lo conozco mucho mejor.

Pregunta.- Resulta difícil creer que fue a la entrevista engañado y que no pretendía hablar de radioafición, cuando llevaba una estación completa de Banda Ciudadana (que tampoco es radioafición). ¿Cuál era su verdadero propósito?

Respuesta.- Mi verdadero propósito tanto en la entrevista del periódico como en la de televisión era aprovechar la oportunidad de aparecer en los medios de comunicación para reclamar nuestra antena de forma pública a la Universidad de Valladolid. El motivo por el que llevé la estación es que en las conversaciones telefónicas previas me habían dicho que la presentadora había pedido que fuera con el equipo con que salía en el periódico. A mí me pareció buena idea porque con la estación resultaba mas fácil decir "tenemos todo este equipo pero no nos sirve para nada mientras no nos dejen poner una antena en el tejado". Además les avisé que no era radioaficionado, que no tenía mucha idea de usarlo y que no era conveniente encenderlo y me respondieron que el técnico de sonido ya había avisado que no se debía encender la emisora porque podría producir interferencias en los micrófonos. Según llegué me dijeron que entrara en antena sólo con la emisora y que si había referencias a ella me limitase a explicar por encima cómo funcionaba (creo que durante la entrevista hice dos intentos de decir "esto es el volumen, esto es..."). Cuando la presentadora se empeñó en encender la estación pude oír claramente como el técnico de sonido le gritaba por el pinganillo de la oreja que no lo hiciese.

Pregunta.- ¿Mantuvo o mantiene su Asociación relaciones con la delegación local de URE? ¿Han tratado de ponerse en contacto con usted o viceversa?

Respuesta.- Hace un par de años fui a un stand que tenían en la feria de muestras de Valladolid a informarme un poco pero fue una visita corta y no dio tiempo a conocer suficientemente la URE. Algo antes de navidades del 2004 fui a la sede junto con David Grajal y estuvimos un rato hablando con Miguel (EA1MS) que era el presidente de la delegación. En esa conversación quedamos en colaborar en unas jornadas que tenía pensado organizar en el 2005 y alguna otra actividad que pudiera ir surgiendo durante ese mismo año. El problema para que no pudiéramos llevar a cabo lo planeado fue mío porque entre exámenes, viaje de la carrera y otras cosas no pude dedicar tiempo para organizar las jornadas y a las otras asociaciones universitarias que iban a colaborar les surgieron otras actividades. También el año pasado tuvimos intención de inscribir al Radioclub en la URE pero al no tener una instalación que pudiese emitir nos dijeron que iba a ser mejor esperar a conseguir la antena. De todos modos, compramos el curso de morse, los libros y la documentación para que los socios puedan preparar el examen y conseguir el diploma de operador de estaciones de radioaficionado.

Pregunta.- ¿En alguna de las asignaturas de la carrera de Ingeniería en Telecomunicaciones se comenta la existencia de la radioafición?

Respuesta.- Nuestras asignaturas troncales son bastante densas por lo que se centran demasiado en la teoría y se suelen quedar escasas al aplicar los conocimientos adquiridos al mundo real. Sin embargo, sí que hay dos asignaturas optativas en que se realizan actividades como desmontar y analizar un receptor heterodino, montar un modulador AM o también instalar un equipo de radio básico con su acoplador de antena y medidor externo de ROE. A partir de ahí ya depende del interés del alumno en la materia para sacar partido a lo que se enseña y orientarlo a la radioafición.

Pregunta.- Su asociación forma, de alguna manera, parte del entramado universitario. ¿Ha pensado que desde esta entidad podría impartirse nociones de radioafición como "asignatura de libre elección?

Respuesta.- Nuestra asociación no tiene capacidad de impartir una asignatura pero sí que organizamos jornadas de conferencias, charlas y otras actividades que suelen contar con el apoyo de nuestra escuela en forma de créditos de libre elección para los asistentes.

Pregunta.- Está usted en cuarto curso de Telecomunicaciones (si no estoy mal informado) Pronto acabará su carrera, ¿qué tesis piensa preparar?

Respuesta.- En las ingenierías se prepara un "Proyecto fin de carrera" o "PFC" Efectivamente, estoy en 4º de Telecomunicaciones aunque me queda alguna asignatura retrasada. Aún no tengo decidido exactamente el tema de mi PFC aunque podría estar relacionado con algún proyecto realizado a través de mi empresa. Me gusta dar una aplicación práctica a las cosas que hago y algunos proyectos en que está involucrada mi empresa podrían cumplir con creces los requisitos de un proyecto fin de carrera.

Pregunta.- ¿Sus profesores saben o conocen la existencia de la radioafición? ¿Alguno de ellos es radioaficionado?

Respuesta.- Supongo que la conocerán aunque no se lo que entenderán por radioafición o radioaficionado. Sobre el número de profesores radioaficionados que hay en mi escuela, tengo entendido que son los dos de los profesores que fundaron el Radioclub y uno más de otro departamento. Además tengo entendido que tienen un poco apartados los equipos porque tienen bastante carga de trabajo investigador y docente.

Pregunta.- ¿Piensa que la radioafición actual puede interesar a los jóvenes?

Respuesta.- Pienso que interesaría a mucha mas gente incluidos los jóvenes si se diese a conocer con todas las opciones que tiene. No creo que la presentadora de canal 4 sea la única que vea al radioaficionado como una persona colgada a la emisora todo el tiempo. La afición a la radio tiene opciones muy interesantes y llamativas como pueden ser escuchas a satélites meteorológicos, transmisión de datos mediante redes de radio y otras tantas que desconozco pero que seguramente sean muy llamativas para todos. El bajo interés de los jóvenes hacia la radioafición creo que es mas por desconocimiento que por falta de interés de las actividades, pero para dar a conocer la radioafición hace falta moverse todos a diario y no unos pocos.

Pregunta.- ¿Qué cosas piensa que deberían cambiar en la radioafición para hacerla atractiva a los jóvenes?

Respuesta.- Simplemente darse a conocer, ese es un gran paso y creo que sólo con eso ya ganaría mucha aceptación por parte de los jóvenes. Se me ocurren múltiples actividades que se podrían proponer a los colegios y universidades para dar a conocer la radioafición, entre ellas podrían ser los enlaces vía satélite, rebote lunar, comunicación a larga distancia y otras muchas cosas. Recuerdo especialmente hace un par de años el acto de un colegio en Orense en que se hizo un QSL con Pedro Duque mientras estaba en la ISS. Fueron unos pocos minutos pero la actividad era llamativa y animaba a indagar en el mundo de la radio. Obviamente, estas actividades deberían ir acompañadas de otras menos ambiciosas para que los interesados puedan seguir investigando a partir algo sencillo y así evitar que la actividad se quede en un "que curioso es esto para el que sabe". El problema es que para hacer todo eso hace falta que se impliquen sin miedo bastantes radioaficionados pese a que algunos eventos puedan salir mal al principio.

Pregunta.- Diga lo que le apetezca sobre la radioafición y los radioaficionados según su experiencia.

Respuesta.- Hasta ahora, y salvo la agitación generada por la entrevista de canal 4, la impresión que he tenido del mundo de la radioafición ha sido buena. El día que estuve en la delegación de la URE en Valladolid me gustó el ambiente que había, recuerdo como un socio de la URE enseñaba al resto un amplificador que se había hecho él mismo y la conversación con Miguel también resultó muy agradable y constructiva. Esta imagen se empañó ligeramente durante los días en que algunos se dedicaron a dirigirme una serie de descalificaciones vacías, valorando todo lo que he hecho hasta ahora mediante 10 muy malos minutos de TV en que no acertaron ni mi nombre. Entiendo que la entrevista es capaz de indignar a mas de uno pero creo que siempre es mejor ser constructivo, aprender de los errores y plantear nuevas acciones teniendo en cuenta todo lo aprendido anteriormente. Algo bueno se puede sacar del revuelo formado si gracias a la entrevista los radioaficionados deciden colaborar juntos para dar a conocer la radioafición.

CONCLUSIONES

Ya ven, Antonio no es una persona rencorosa. Hay que reconocer que motivos no le faltarían para abominar de la radioafición o, al menos, de un buen número de "radioaficionados" que le insultaron escondidos tras el anonimato.

Posteriormente, se ha forzado una nueva entrevista en el Canal 4 de la televisión local de Castilla y León, donde unos radioaficionados "de verdad" intentaron recomponer la maltrecha imagen de la radioafición pero..., ¿quién es el culpable de esta peculiar historia? ¿Antonio? ¡Por supuesto que no! Antonio, simplemente aprovechó la oportunidad para salir en pantalla, con los réditos personales que esto supone. Los verdaderos culpables de esta historieta son única y exclusivamente los radioaficionados y las diversas asociaciones, con URE a la cabeza, que nunca se preocuparon por establecer contactos con los medios de comunicación. Culpables los radioaficionados que se comportan como verdaderos energúmenos en las "pile-up". Culpables los radioaficionados que permiten o usan las bandas como un telefonillo para sus asuntos laborales y/o familiares (taxistas, transportistas, cazadores, pescadores, parapentes, cope-tertulianos) Culpables, los promotores y usuarios de sistemas que prostituyen la radioafición (Echolink, E-Qso, I.R.L.P. y demás "pasarelas de voz") 

En definitiva, TODOS somos culpables de esta pésima imagen que "goza" la radioafición actual. Probablemente, el único INOCENTE sea Antonio Nó, que, a pesar de su desconocimiento sobre la radioafición, al menos consiguió remover nuestras viejas conciencias oxidadas y dormidas.

Gracias, Antonio, los radioaficionados le debemos mucho. Le pido disculpas por los insultos que escribieron algunos cobardes en su Blog de internet. Y gracias por su valentía al no borrar ninguno de aquellos malignos comentarios, para que quede constancia del nivel cultural que tienen ciertos supuestos radioaficionados, que sólo lo son porqué superaron un examen de Primaria y obtuvieron un indicativo que muchos no se merecen.

COROLARIO

Todo cuento tiene una moraleja. Esta historia también debería tener un corolario que diera respuesta a la pregunta que planteo; ¿Hemos aprendido algo?

¿PROMOCIONADORES DE RADIOAFICIÓN?... ¡NO, GRÀCIAS!

¿PROMOCIONADORES DE RADIOAFICIÓN?... ¡NO, GRÀCIAS!

Repasando viejos artículos, he encontrado éste que relata uno de los escándalos más divertidos ocurridos en los últimos tiempos en el ámbito de la radioafición española. La segunda parte se publicará en las próximas semanas.  Téngase en cuenta que lo sucedido ocurrió en el año 2003, con los cambios sociales y personales que esto supone.

¿PROMOCIONADORES DE RADIOAFICIÓN?... ¡NO, GRÀCIAS!

Circula por internet un penoso video sobre la entrevista que se le hizo al Señor  Antonio Nó, presidente de la Asociación de Radiotelecomunicación de la Universidad de Valladolid, en la televisión regional "Canal - 4" de Castilla y León.(http://david.grajal.net/)

y http://david.grajal.net/blog/A2006/M03/antonio_en_la_tele.html

De este atentado contra la buena imagen de la radioafición española se hizo inmediatamente eco Javier, EA1TCR, ahora ex coordinador del Grupo Puertas Abiertas, en el foro de URE. Los primeros comentarios es este "hilo" fueron unánimes. http://www.ure.es/cgi-bin/yabb2/YaBB.pl?num=1146927412, que dejó de ser accesible. No sólo quedaba patente la absoluta ignorancia del entrevistado, sino que era una afrenta y un insulto a todos los radioaficionados, y más atendiendo que este sujeto se presenta como presidente de una especie de radioclub de "radioaficionados universitarios", supuestamente formado por estudiantes de telecomunicaciones de la Universidad de Valladolid.

La primera pregunta que se me ocurre es: "¿Qué clase de preparación se les da a los estudiantes de telecomunicaciones en esta universidad?" Si no se trata de un caso único e irrepetible de desfachatez e irresponsabilidad, de lo cual no existe evidencia, ya podemos prepararnos si en el futuro uno de ellos llega a ostentar algún cargo de responsabilidad en la Administración Pública. La actuación de este sujeto en un medio de comunicación público pone en un verdadero aprieto a todos los profesores, catedráticos, decanos y rector de la Universidad de Valladolid. Si este video lo ven allende nuestras fronteras, cosa muy probable, ¿cómo creen que quedara afectada su imagen de enseñantes? Desde luego, vista la mamarrachada televisiva, no pienso recomendar esta universidad ni a mi peor enemigo.

Decía al principio que hubo un unánime rechazo por parte de todos los que se atrevieron a presenciar íntegramente la entrevista televisiva, pero me equivoqué. De entre todos, hubo una persona discordante, un tocayo del increíble presidente de la Asociación de Radiotelecomunicaciones de la Universidad de Valladolid que, de alguna manera, intentaba quitarle hierro al asunto en un ensayo de boba indulgencia. "¿Qué se pretender conseguir aparentando tanta tolerancia...?" ¿Es necesario bajarse los pantalones (o subirse la falda) amparándose en un supuesto amor por la Banda Ciudadana? ¿Hasta este punto nos hemos dejado vencer por el relativismo? ¿Nadie le ha explicado las diferencias entre igualdad y diversidad? ¿De verdad cree que la Radioafición, Banda Ciudadana y Echolink es lo mismo? ¿Es que nadie de su entorno ha sabido explicarle las incuestionables diferencias entre una cosa y la otra?  Estoy absolutamente convencido que cualquier cebeista se sentirá tanto o más avergonzado que los propios radioaficionados ante tantas barbaridades dichas en un ente público. Lo más peligroso del caso es que esta buena persona  tiene la posibilidad de hablar de radioafición en un programa de radio de su ciudad, con la angelical intención de "promocionar la radioafición" ¿Qué dirá? ¿Cómo nos presentará? Persistirá la absurda idea de mezclar Radioafición con Banda Ciudadana? Me temo que sí pues, cuando no se tienen las ideas claras y unos mínimos conocimientos históricos sobre ambas aficiones, tan respetable la una como la otra, pero absolutamente diferentes en sus fines, posiblemente debamos añadir una muesca más en este desolador panorama de la radioafición española, en manos de personas con poca o ninguna preparación.

Mientras sigamos promocionado la radioafición sólo como "activaciones" de ermitas, fiestas locales, conferencias entre parvularios, en vez de destacar debidamente lo que diferencia la radioafición de otras aficiones de cierto parecido superficial como la CB, PMR, LPD, Echolink, Messenger, etc, esto es , la ciencia, la técnica y la experimentación, sólo podemos esperar que el descrédito vaya acumulando saldo negativo en la depauperada cuenta de nuestro prestigio social y tecnocientífico, hasta que alguien piense que, para comportarnos como unos descerebrados, con un par o tres de canalillos PMR, compartidos con cazadores, taxistas, transportistas, parapentes, empresas de mensajería, grúas, etc., tenemos suficiente. Y será verdad.

¿Dije alguna vez que tenemos lo que nos merecemos...?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres