Blogia
EL RADIOAFICIONADO PATITIESO

LA RADIO DE CRISTAL

LA RADIO DE CRISTAL

Este artículo se termino de escribir en febrero de 2003, y me parece recordar que se publicó en algún número de la revista CQ Radio Amateur. No tengo constancia que se guarde ningún archivo digital de este trabajo ni que esté abierto al público. Pienso que publicándolo en este blog puede servir de ayuda o aliciente a futuros, nuevos y viejos radioaficionados, cosa que, de no hacerlo, no ocurriría, al contario, se perdería para siempre en algún almacén editorial o, lo que es peor, convertido en pulpa de papel reciclado.

Los lectores de este blog se habrán dado cuenta que las actualizaciones son muy escasas. De hecho, si no lo he cerrado es porqué pienso que aún puede ser de alguna utilidad para algún radioaficionado nostálgico o despistado.

La radioafición está muerta, al menos en Europa, por mucho que algunos digan que no. Murió de vieja, pobre y abandonada por quienes debían haberla cuidado y renovado, los dirigentes de esta infinidad de asociaciones inútiles, que solo piensan en aparentar y sacar provecho de su cargo.

Lo que leerán en este blog son los rescoldos de lo que fue una gran passion por la radioafición durante cuatro décadas. Pero todo lo que empieza termina, y la radioafición ha terminado de la peor manera. En España, salvo contadas excepciones, está prostituida hasta la saciedad. No señalo ningún culpable porque todos lo somos.

Nada más que decir, salvo que disfruten de este experimento tanto como lo disfruté yo en su momento.

 

 

LA RADIO DE GALENA

Para conducir una motocicleta de gran cilindrada, en algún momento habrá tenido que aprender a ir en bicicleta. Y, posiblemente, guardará un grato recuerdo de aquel día que consiguió mantener, por fin, el equilibrio sobre las dos ruedas y dará por buenas todas las magulladuras que sufrió mientras lo intentaba. Tal vez, ahora tenga a su disposición un potente automóvil pero, aún así, es probable que guarde una bicicleta para la práctica del ciclismo deportivo o de paseo, para los fines de semana o durante las vacaciones.

Si el aprendizaje es natural en todas las actividades de la vida, y el propio hecho de aprender constituye muchas veces un verdadero placer, ¿cómo es que no suele ocurre lo mismo con la radioafición? Un número demasiado grande de radioaficionados en activo, algunos de ellos expertos en operaciones diexistas, concursos o comunicaciones radio-digitales, no han experimentado jamás el enorme placer de construir una radio de galena.

Recuerdo que en cierta ocasión, comentando la práctica de la radioafición ante un grupo de jovencitas y jovencitos que habían manifestado una cierta curiosidad por las actividades de los radioaficionados, se quedaron sorprendidos, extrañados y finalmente maravillados, al conocer la existencia de un receptor de radio que funciona sin corriente eléctrica, sin pilas ni cualquier otro sistema de alimentación energética externa o interna. Y lo que más les asombró es que podían construirlo ellos mismos, sin experiencia previa y en muy poco tiempo. ¿Cómo es posible que puedan escucharse emisoras de radio empleando objetos de uso cotidiano, (un auricular telefónico,  una piedra de galena o una cuchilla de afeitar oxidada, y algunos metros de hilo metálico)? Les parecía tan raro que hasta los más tímidos quisieron examinar concienzudamente el pequeño aparato que les mostraba, para cerciorarse que, efectivamente, no había ningún truco.

 

MX-901, LA RADIO DE CRISTAL

¿Le gustaría comprobar por usted mismo si es capaz de construirse un receptor de radio con un par de componentes electrónicos, algunas tuercas y tornillos y un poco de alambre? Pues haga como yo y diríjase a la tienda de electrónica más próxima a su domicilio y compre la cajita que contiene el kit MX-901, de Maxitronix Enterprise Limited (www.maxitronix.com) y que importa la empresa CEBEK (www.cebek.com).

El kit de montaje viene en una caja de reducidas dimensiones (22cm. x14cm.x3cm.). La presentación es muy vistosa y, por si misma, ya incita a adentrarse en un mundo mágico que le abrirá las puertas al conocimiento de las ondas electromagnéticas. Piense en ello cuando tenga que hacer un regalo diferente a algún chico o chica de su entorno familiar o de amistades. Le saldrá barato y, tal vez, le cambie positivamente la vida al adolescente.

Cuando vea su interior, comprobará que es realmente cierta la afirmación que ante hacía. Para construir un receptor en AM (Amplitud Modulada), no hacen falta demasiados elementos. A un lado y ocupando la mayor parte de la caja, está la base donde se instalarán las piezas que forman el aparato. El espacio restante está ocupado por tres bolsitas de plástico, convenientemente cerradas, conteniendo todos los elementos imprescindibles para realizar el montaje con éxito. También encontrará un manual en inglés. ¿No domina este idioma? No importa. CEBEK suministra una traducción al idioma español absolutamente correcta. Nada que ver con las traducciones esperpénticas que nos tiene acostumbrados algunos importadores de equipos electrónicos. Además, viene acompañada de multitud de dibujos ilustrativos así como el esquema eléctrico de la radio de cristal.

 

HERRAMIENTAS Y TIEMPO

Si aún tiene alguna duda antes de ir a comprar esta maravillosa cajita, y piensa que tal vez no disponga de las herramientas adecuadas para montar el equipo, o que le ocupe demasiado tiempo, sólo puedo decirle que sus miedos no tienen ninguna justificación. Tal como indica el manual, sólo necesita unas pinzas, como las que se usan en manicura, un pequeño destornillador, un cortahilos o alicates de corte que, si no hay más remedio, puede substituirlo por unas tijeras, y un bolígrafo. Ya ve. Tan poco para conseguir tanto.

El tiempo tampoco es un problema. Aún suponiendo que no tenga ninguna experiencia en montajes de este tipo, podrá llevarlo a cabo en una hora como máximo. Aunque sólo sea por una vez, cierre el televisor y dedique la tarde del domingo a practicar la radioafición. Si tiene hijos o nietos, no lo dude, haga que le acompañen en esta aventura y seguro que les asombrará cuando escuchen diversas emisoras de radio mediante un aparato tan sencillo que incluso carece de alimentación eléctrica. Siéntase como el agricultor que siembra la semilla de la ciencia y la técnica en la mente de sus descendientes.

 

EL MONTAJE

El proceso de construcción de su nuevo receptor de radio, es muy fácil. El manual que viene junto con la caja de componentes se lo explica paso a paso. El procedimiento consta de catorce pasos que le conducirán al éxito seguro. Fíjese hasta que extremo facilita las cosas que cada apartado lleva una pequeña casilla donde dibujar una cruz una vez finalizado. Es imposible perderse. Use la tapa de la caja para depositar todos las piezas, de esta manera no rodarán por encima de la mesa ni perderá ninguna. Una vez ha finalizada la construcción, el manual sigue acompañándole en sus primeros pasos como radioescucha y explica detalladamente todo el procedimiento para detectar las ondas de radio con su nuevo aparato.

 

GALENA O CRISTAL

Seguramente ya se habrá dado cuenta que en algunos momentos me refiero a ese equipo como una "radio de galena" y en otras, tal como hace el mismo fabricante, como una "radio de cristal". Estamos hablando de lo mismo salvo que en la actualidad se ha substituido el mineral de galena, que es un mineral natural que se encuentra en la naturaleza, por un diodo, más fácil de instalar y más fiable. Hubo un tiempo que el ansia por recibir noticias del mundo exterior aguzó el ingenio y, a falta de los materiales adecuados, se empleaban como detectores viejas cuchillas de afeitar oxidadas. Con una aguja conectada a la antena, se iba pinchado sobre el metal, hasta hallar un punto sensible que detectara la señal de radio. Por suerte, ya dejamos atrás aquella época oscura ( ¿o no?) Hoy día, la construcción de un receptor de radio a galena o cristal es un divertimento y no una apremiante necesidad social como antaño.

 

LA PIEDRA FILOSOFAL

No lo dude ni un momento. Si jamás ha construido una radio a galena o hace años que lo hizo, aproveche esta oportunidad y realice el experimento. Estoy convencido que cuando termine de montarlo y sintonice la primera emisora OM-AM, notará una especie de transfiguración interior. Los radioaficionados tenemos algo de los viejos alquimistas, y nuestra piedra filosofal es la transmutación espiritual mediante un proceso de aprendizaje y mejora personal a través de la experimentación radiotécnica. No todos son capaces de entender estas sutilezas. Si usted se ha apuntado a esta nueva moda de las Ruedas Cibernéticas, no deje de comentar esta experiencia con sus contertulios. Seguramente que más de uno recordará aquellos días que la experimentación ocupaba la mayor parte del tiempo dedicado a la radioafición y, tal vez, le haga revivir aquella ilusión. Nunca es tarde para recuperar un aficionado descarriado.  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

pepe -

pepe esto de la radio de galena ya son tiempos pasados colega,ahora lo que mola es lo genital funcione o no funcione,ya tenemos la tele genital ahora solo falta la radio genital,hoy impera la tecnologia lo genital,digo lo digital,un cordial saludo camarada.
por cierto no dices nada si te diste de baja de ure,espero que ssi,ahorraras dinero y salud,si salud querido no estaras en tension,los de ure viven en tension continua jajajajajaja lo pillas verdad.un cordial saludo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres